Yoga facial

Yoga facial

¿Alguna vez has escuchado lo qué es el yoga facial?

Hoy te platicamos todo sobre esta increíble rutina que todos los expertos de belleza recomiendan.

Al hacer yoga facial liberas el estrés, tonificarás los músculos del rostro, disminuirás las molestas líneas de expresión, liberarás tensión y tu cutis te lo agradecerá.

El estrés es el principal problema que provoca la aparición de arrugas y que la piel luzca sin brillo, así que a partir de ahora tendrás que aplicar el yoga facial, consentirte por lo menos 10 minutos al día para relajar tu mente y cara.

¡Lo mejor es que no necesitas ningún tratamiento, rodillos de jade o cristales de cuarzo! ¡Sólo hace falta un espejo y tus manos! ¡Comenzamos!

Lo más recomendable es que realices los ejercicios de yoga para la cara antes de irte a dormir, después de llevar a cabo tu rutina de skincare.

Neck roll
Para levantar y tonificar los músculos de esta zona tienes que realizar este ejercicio: Mira hacia adelante, gira la cabeza hacia la derecha hasta que quede alineada con el hombro derecho. En esa postura incluía la cabeza hacia atrás y mantenla en esa posición de 6 a 8 segundos. Vuelve a la postura inicial y haz el mismo movimiento hacia el lado izquierdo. Tienes que repetirlo tres veces.

Papada
Colócate como si sujetaras tu cabeza con una mano, empuja la barbilla hacia abajo sobre los dedos que la sostienen y apoya el codo sobre la otra. Mantén esa postura durante tres respiraciones. Después utiliza los dedos dando pequeños toques en la parte inferior de la barbilla. Alterna con cada una de tus manos durante 15 segundos.

Noche de antifaces
Este es un ejercicio completo que te ayudará a reafirmar y reducir las terribles líneas de expresión y arrugas de la frente. Forma un antifaz con los pulgares e índices, colócalos alrededor de los ojos. Con los índices encima de las cejas y los pulgares sobre los pómulos, tira hacia arriba para tratar de levantar las cejas con los ojos muy abiertos. Mantén esta posición durante dos segundos, relájate y repite de nuevo tres veces más.

Relajación
Golpea suavemente con las yemas de los dedos todo el rostro. Después, frota las palmas de tus manos hasta que queden calientes y colócalas sobre los ojos cerrados. Realiza respiraciones profundas y quita la tensión de todos los músculos de la cara.

El secreto es la constancia y práctica, de tal manera que es posible recuperar la elasticidad de la piel de la cara e incluso hacer que parezca ¡tres años más joven!

Compartir este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

error: El contenido esta protegido