El secreto de la piel perfecta

El secreto de la piel perfecta

Tal vez hayas escuchado hablar sobre el maquillaje efecto blur / blurring o quizás no, en el blog te contaremos un poco sobre esta maravilla.

Se trata de un difuminado que ayuda a minimizar la apariencia de los poros y crear un efecto de halo o de un filtro de Photoshop incorporado en el rostro logrando que la piel luzca perfecta. Esto se logra con el maravilloso polvo de perlas, que ayuda a iluminar tu rostro, tapar manchas, protegerte del Sol, además de hidratarte.

Esta técnica procede de Corea del Sur, el maquillaje te da un efecto de porcelana con un acabado natural a tu rostro. Su objetivo es minimizar las imperfecciones para conseguir un efecto fresco y natural. Con este efecto conseguirás un glow que aporta naturalidad, frescura y un look muy adecuado.

Para conseguir un efecto blur es importante tener una hidratación en el rostro, la piel tiene que estar humectada sin brillo para tener un efecto mate en nuestro rostro.

En cambio, para piel de porcelana, sin imperfecciones es necesario seguir estos pasos que te contaremos a continuación. 

1. Limpia tu rostro
La limpieza del rostro es fundamental, pero para el efecto blurring, adquiere todavía más importancia. Sin una piel limpia no habrá ese efecto final de brillo que deseas. Hazlo con un jabón específico para el rostro.

2. Hidrata
Tras la limpieza, aplica tu crema hidratante habitual, así lograrás que la base de todo sea una piel jugosa. En este caso es mejor evitar las cremas muy grasosas ya que dejan brillos en tu piel.

3. Utiliza un “primer” para el rostro
Este producto ayudará a minimizar las imperfecciones y a conseguir un tono más firme. Hay diferentes colores, cada uno de los cuales sirve para disimular un tipo de imperfección, el blanco ilumina, el rosa es perfecto para rebajar las ojeras y las líneas de expresión y el verde te ayudará con esos granitos.

4. Aplica tu maquillaje
Aquí es cuando llega el producto estrella del blurring en este caso el polvo de perla, aplícalo como acostumbras en tu rostro.

5. Pon un toque de color
Marca ligeramente la parte baja de los pómulos con unos polvos bronceadores, y difumina hasta la manzana de las mejillas y por último, un toque en la frente, nariz y barbilla.

6. ¡Termina con luz!
Un iluminador en polo te ayudará a conseguir el efecto deseado. Extiéndelo desde la parte alta del pómulo hasta la parte alta de la ceja. Después un toque en la punta de la nariz y los laterales de la barbilla. Para terminar, puedes poner polvos solares en la zona del ojo y si lo deseas un poco de máscara de pestañas.

¡Listo! Comienza a lucir tu rostro de porcelana e impacta a la sociedad.

Compartir este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

error: El contenido esta protegido